“Quintín el Intrépido”, de Ángel Pardo

A los dibujantes del Capitán Trueno que continuaron la obra de su creador gráfico les fue imposible hacer olvidar la memoria del genio de Miguel Ambrosio Zaragoza, Ambrós. Cuando el Capitán y sus amigos llegaron al misterioso cementerio de barcos del mar de los Sargazos, los lectores, incrédulos observaron algo extraño en sus héroes: eran ellos, sí, podíamos reconocerlos, pero… algo no estaba bien.
    Si mi memoria no me falla, aquélla fue la primera vez que Ambrós dejó el dibujo de Trueno en otras manos. Quizá Beaumont fuera en encargado de suplir al maestro, no tengo los datos aqui. El caso es que el resultado era… decepcionante. No era "nuestro" Capitán. Por eso, Ambrós volvió. Y lo mismo volvió a suceder varias veces más, aunque entonces empezó a utilizarse un truco: los dibujantes suplentes se veían obligados a colocar sobre sus dibujos las cabezas de los personajes dibujados por Ambrós, lo que a veces daba lugar a viñetas bastante ridículas.

    La llegada de Ángel Pardo puso fin a esta práctica. Pardo se hizo cargo de la serie, y aunque al principio no nos gustó el estilo (en mi caso tardé bastante en aceptar aquel dibujo tan diferente del ambrosiano), lo cierto es que el Trueno de Pardo es muy digno, y algunos de sus episodios los recuerdo con verdadero cariño (¿quién puede olvidar a los vikingos prehistóricos o a la Reina de los Hielos?).

    Pero Ángel Pardo no era un recién llegado. Cuando tomó el Capitán Trueno ya tenía una interesante carrera detrás. Hoy quiero recordar un hermoso trabajo suyo que tiene puntos de contacto con el Capitán Trueno: la época, las Cruzadas; los personajes, Ricardo Corazón de León, Saladino… y el protagonista, un joven cuyo nombre es… Quintín el Intrépido (casi casi Crispín, ¿no es cierto?).

    Las aventuras de Quintín se publicaban en forma de cromos coleccionables en las contraportadas del suplemento vertical de aventuras del Pulgarcito. He aquí algunos ejemplos del excelente hacer de Pardo antes de Trueno.

Q.E.I._AP_20

Q.E.I._AP_23
Q.E.I._AP_30
Q.E.I._AP_33
Q.E.I._AP_36
Esta entrada fue publicada en Apuntes para una historia de los tebeos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s