En las mejores familias

Familias_Pepe_ret_0000  La familia es el núcleo de la sociedad… y la historieta española reconoció siempre su importancia. Desde el principio de los tiempos, los lectores de tebeos encontraron en ellos las peripecias de familias de todas clases. Por regla general las familias tebeísticas no solían contar con muchos vástagos (cosa curiosa en unos tiempos en los que en la vida real las parejas solían ser bastante más prolíficas que en la actualidad, quizá algún sociólogo pudiera Familias_Pepe_ret_00001darnos una explicación para tal anomalía.  La mayoría de las familias que hacían su aparición en las historietas de aquellos años se conformaban con un hijo o a lo sumo dos.  Vamos a dar un repaso a varias series, entre ellas las más recordadas todavía, pero también algunos ejemplos de familias que el tiempo ha sepultado pero que en su momento fueron fuente de sana alegría. Quienes fuimos niños en los años cincuenta no podemos evitar sentir una punzada en el corazón al echar un ojo de nuevo a la "familia Pepe", fruto del pincel del Familias_Pepe_ret_00000inimitable artista G. Iranzo (Juan García Iranzo), un dibujante capaz de hacernos vibrar con las hazañas de "El Cachorro" o desternillarnos con la fachenda del mejicano "Pancho Colate".  La familia Pepe hizo frente en aquellos duros años a todas las dificultades de la vida de los españoles "de verdad": el fútbol, la radio, el pavo navideño, la educación infantil…

     Si Iranzo es un artista completo, Serafín es un caso especial en el mundo del tebeo humorístico. Su mundo, mucho más adulto de lo que solía ser Familias_Tere_Ret_01_pequebishabitual en las revistas de la Editorial Valenciana, para la que realizó la mayor parte de su producción, era tan personal y reconocible que no hay ningún otro dibujante que pueda alinearse con él en una posible clasificación. Sus chistes de marquesas, desde "La Codorniz", son un género cerrado en sí mismo, sin antecedente y sin seguidores que yo conozca, una crítica llena de bonhomía y mala leche, combinación imposible que en sus manos daba frutos hilarantes. "Su" familia fue otra de las históricas en los años centrales de la pasada centuria. "DFamilias_Tere_Ret_pequeoña Tere, Don Panchito y su hijo Teresito" ocuparon su página en Jaimito durante muchos años, con sus desopilantes ocurrencias, su afición futbolística, siempre en pos del ilustre Escalerillas FC, y con el humor cercano al surrealismo fallero que Serafín imponía con su estilo desenfadado y ágil. En los últimos tiempos de los cuadernos de Editorial Valenciana, Serafín convirtió a "Tip y Coll" en personajes de la revista de cabecera de la editorial.

     "La Risa", la legendaria cabecera barcelonesa, mantuvo en alto el pendón durante muchas décadas, y en los últimos años de su existencia aún pudo presentar a una familia que conservaba muchos de los elementos que podíamos encontrar en sus antecesoras. Su apellido, "Los Nueces", no es de los más afortunados, pero no vamos a ser demasiado exigentes con un tema tan explotado, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de material de agencia, Bardon/Fleetway, con seguridad procedente o destinado al Reino Unido, donde quizá el apellido sonara mejor. El tema de las agencias es muy interesante, y en algún momento  volveré sobre él. Los episodios de "Los Nueces" ocupan la primera página a todo color, y una tira superior en la segunda página en blanco y negro.  Por cierto, hablando de "La Risa", debo confesar que cuando en una de las primeras entradas del blog me referí a los autores de la revista olvidé a uno de los máximos valores de la editorial Marco, al que admiro y al que en justo pago deberé dedicarle un artículo exclusivo, Emili Boix, auténtico creador de las antológicas series que incluí en el blog ("Nicrostato Mochales", "Nicomedes Camueso", "Bob Ayna y "Pat Acón", además de "Hipo, Monito y Fifí", maravillosas historias de animales humanizados en el estilo Disney/Blasco y con un humor muy eficaz. Familias_Ret_Nueces_peque_1

Familias_Ret_Nueces_peque_2

 

 

 

 

 

 

 

Familias_Ret_0004 Familias_Ret_0002

     

 

 

Familias_Pío_ret_02_pequeEn la Editorial Bruguera tuvieron su nido varias de las familias más importantes de los años cuarenta a setenta. Aquella fábrica de historietas supo encontrar la forma de acercar los temas más candentes de la vida de la posguerra española a los lectores de tebeos de manera que manteniendo una lectura amena y auténticamente divertida estuvieran presentes los auténticos problemas con los que se encontraban los españoles "de a pie", como se puso de moda llamar al "hombre de la calle". José Peñarroya presentó en "Pulgarcito" la célula familiar formada por "Don Pío" y su señora, la oronda Doña Benita.  Don Pío es un hombrecillo bienintencionado, buena persona, amante de su esposa y trabajador, del que es fácil abusar y del que todos abusan, empezando por su media naranja, que se muestra tiránica y exigente en todo momento, en un papel muy repetido en la ficción de aquellos años. Los temas de la serie son los corrientes en aquellos grises años: Don Pío intentará una y otra vez conseguir un traje nuevo, y una vez tras otra volverá a casa acompañando a doña Benita tras un recorrido por los comercios de la ciudad en busca del ansiado terno y cargado de paquetes… con mil y un modelitos y otros "trapitos" absolutamente imprescindibles para su esposa, mientras su traje queda para otra ocasión y ya se apañará arreglando el viejo. El problema inmobiliario tampoco podía estar ausente, y Doña Benita intenta conseguir un buen traspaso por su vivienda. Como es lógico, Don Pío le estropea el negocio.

  Familias_Pío_ret_00_peque

Familias_Pío_ret_01_peque                    Familias_Pío_ret_03_peque

Familias_Pío_ret_04_peque

     Con los años la vida se va suavizando en España, y Don Pío alcanza un estatus suficientemente mejorado como para llevar a su señora de vacaciones a la playa en su flamante utilitario.

Familias_Pío_ret_05_peque

 

 

 

 

 

 

Familias_Pío_ret_06_peque

     Los Pío nunca tuvieron hijos. En los años cuarenta vimos a Don Pío jugando con "el vecinito", y ya en los sesenta apareció "Luisito", ese sobrino que Dios concede a quien no da hijos. Peñarroya era dibujante de animación, al igual que Escobar, y por alguna razón que ignoro, en el mundo de Disney no existen los padres: Donald y Mickey tienen sobrinos, no hijos, y aunque Escobar sí dio padres a "Zipi y Zape", Peñarroya parece que no fue capaz de sobreponerse a la prohibición.

     Bueno, parece que este tema es más largo de lo que esperaba, así que tendré que dedicarle una segunda entrada. Por hoy, dejaremos esto aquí, con Don Pío sufriendo en la playa y Zipi y Zape esperando para otro día.

Esta entrada fue publicada en Apuntes para una historia de los tebeos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En las mejores familias

  1. Maria de los Angeles dijo:

    ¡Felicidades Alejandro!(Es otro comentario totalmente fuera del tema, aunque en este caso de plena actualidad).Marian, Luis y Héctor.(Por cierto, podrías comunicar con Freixenet para que te patrocinara la página…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s