Trazos caricaturescos para aventuras bien contadas / Chiqui de la Fuente I

 
Chiqui_MD_00p Hasta la llegada del Tarzán de Foster las historietas eran predominantemente humorísticas (de ahí el término comics que les dio nombre en la prensa americana). El empleo de un estilo de dibujo caricaturesco para narrar historias de tinte aventurero y realista tiene una larga tradición, y entre sus cultivadores encontramos figuras de las más importantes del cómic internacional, desde el primer Caniff a Hergé, pasando por Roy Crane, Frank Robbins y tantos otros. ¿Es más adecuado el estilo "fotográfico" de Raymond, Foster, Blasco o Salinas para el tebeo de aventuras? Confieso que mi opinión era que sí… pero sin embargo, entre mis lecturas preferidas estuvieron desde siempre Tintín, Johnny Hazard, Terry, Buz Sawyer… Mickey y Donald (que también los personajes de Disney corrieron sus aventuras "serias" de la mano de artistas como Tagliaferro o Barks).
    En nuestro país tenemos un autor que escogió el estilo caricaturesco casi desde el principio, pero que en todo su trabajo consiguió mantener el interés y la acción mediante el uso de un realismo detallista y una cuidada atención a los recursos narrativos que hacen que sus trabajos mantengan la intensidad de un buen relato de acción a la vez que permite que sus obras sean reconocibles con una simple mirada. El prolífico Chiqui de la Fuente, dibujó para la revista "Trinca" las aventuras de Oliver, un reportero gráfico envuelto en la lucha contra los japoneses en las selvas orientales durante la contienda mundial. Esta es la primera aparición del personaje.

 

Chiqui_Oliver_1pChiqui_Oliver_2p

Chiqui_Oliver_3pChiqui_Oliver_4p

     En "Trinca" presentó Chiqui otra serie, Héctor y los almogávares, en la que demostró su habilidad para mantener el interés del lector en narraciones basadas en hechos históricos. Héctor consiguió un merecido éxito, editándose posteriormente en álbum.
     Tal vez el recuerdo de Chiqui de la Fuente esté unido para muchos de los lectores modernos de cómics a sus notables adaptaciones literarias. Con mayor o menor libertad, Chiqui convirtió en excelentes tebeos muchas obras cumbres de la literatura. Hoy empezaremos a disfrutar de la versión de "Moby Dick", de Herman Melville, publicada en 1982. El dibujo de Chiqui para estos trabajos tardíos se acerca a la ilustración, con grandes viñetas y planchas panorámicas que le permiten lucirse en los paisajes y las escenas marinas. El excelente uso del color, que supera la simple función estética para formar parte del arsenal narrativo del dibujante, es una de las características del dibujo de Chiqui. Los personajes están caracterizados con firmeza y la acción atrapa con facilidad la atención del lector. Se trata de adaptaciones realizadas con el mismo cariño puesto en la narración oral. Ésa es la única fórmula infalible para conseguir que un relato de aventuras llegue al corazón de quien lo escucha o lo disfruta en un libro, una película o un tebeo. Chiqui fue un gran maestro de la narración, y sus relatos son ya clásicos de nuestras bibliotecas.

Chiqui_MD_03pChiqui_MD_04p

Chiqui_MD_05pChiqui_MD_06p

Chiqui_MD_07pChiqui_MD_08p

Chiqui_MD_09pChiqui_MD_10p

Chiqui_MD_11p Chiqui_MD_12p

El capitán Ajab sabe excitar la codicia y el afán aventurero y luchador de sus hombres.
Ahora sólo queda esperar la llegada de la ballena blanca…

Esta entrada fue publicada en Aventuras por entregas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s