Los cromos de nuestros abuelos / El vestido a través de los siglos

El_Vestido_00p

Siento una atracción innata hacia el papel. Desde que tengo recuerdo me veo con un libro, un tebeo o un recortable en la mano. Los cromos son otra de mis aficiones favoritas. He perdido la cuenta de las colecciones que he intentado completar. El primer álbum del que guardo recuerdo es el de Blancanieves de Disney de mediados de los años cincuenta, que completé cuando aún no tenía siete años y vivía en Galicia… con la inestimable ayuda de una prima mayorcita. Ya en Madrid coleccioné las Maravillas del Universo de los chocolates Nestlé, dos lujosos tomos con unos textos muy interesantes (me ha quedado grabado el que estaba dedicado a la primera aviadora militar americana y su reactor Sabre). Para conseguir los últimos cromos, mi padre nos llevaba a mi hermano mayor y a mí a la calle Luchana, donde había un activo mercado de intercambio.
     Desgraciadamente, aquellos álbumes y otras muchas maravillas de mi infancia desaparecieron en una mudanza. Después hubo otras muchas colecciones: las de las películas de moda, Ben-Hur, Los Diez Mandamientos, El puente sobre el río Kwai, Pollyanna…, una preciosa sobre el mundo del western americano, El Lejano Oeste, la edición de Rollán de El Hombre Enmascarado, los de ciencias o de artistas, uno dibujado de Frankenstein y el Hombre Lobo del que nunca conseguí el álbum, de pintura… Me parece estar aún pegando los cromos con aquel engrudo blanco (nunca usé las papas de harina, como vi hacer a algunos amigos). Después pasé cuatro años de internado y de nuevo perdí casi todo aquel material irrecuperable. Buscando en el Rastro o en ferias y exposiciones, han ido apareciendo algunas cosas, entre ellas maravillas como esta colección de principios del siglo pasado dedicada a la historia del vestido que hoy presento con verdadero placer. No consigo entender la firma que sólo está en algún cromo, así que para mí son anónimos, seguramente haya algún verdadero coleccionista que tenga más información. Yo sólo sé lo que consta en el dorso: que eran un obsequio de los chocolates Riera de Barcelona y que la imprenta donde se realizó la tirada se llamaba Martí Marí y Cía. No son demasiados datos, pero lo que importa es disfrutar del arte del incógnito artista.

El_Vestido_01pEl_Vestido_02pEl_Vestido_03p

El_Vestido_04pEl_Vestido_05pEl_Vestido_06p

El_Vestido_07pEl_Vestido_08pEl_Vestido_09p

El_Vestido_10pEl_Vestido_11pEl_Vestido_12p

El_Vestido_13pEl_Vestido_14pEl_Vestido_15p

El_Vestido_16pEl_Vestido_17pEl_Vestido_18p

El_Vestido_19pEl_Vestido_20pEl_Vestido_21p

El_Vestido_22pEl_Vestido_23p El_Vestido_24p

Esta entrada fue publicada en Miscelánea. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s