Aventura de Peter / Sobre la nostalgia, los criterios y la calidad

Publicada en 1947, Aventura de Peter es una colección de cuadernos del Oeste de breve vida publicada en 1947 por el Instituto Editorial Reus, hasta entonces dedicado a empeños literarios de mayor calado (entre otras cosas, publicó los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós y otras muchas novelas del escritor canario). Las andanzas del joven Peter duraron tan sólo dos “jornadas”.
     Firmadas por M. Baños, no hay mucha información sobre este autor, del que no he conseguido encontrar otros trabajos. Tampoco hay constancia del guionista, si es que no fue el mismo dibujante. Lo cierto es que apenas puedo decir de estos tebeos nada que no pueda apreciar el lector por sí mismo. Un dibujo simple y poco elaborado, los fondos resueltos con cuatro elementos, el montaje plano, el argumento tópico y previsible y el guión resuelto con algunas fórmulas bastaban para que los chavales que jugaban con sus revólveres de pistones de fósforo (los que podían, otros se conformaban con trozos de ramas), con espadas y arcos de madera  y con pelotas de trapos, que no tenían televisión (porque no existía ¡¡!!) y cuya experiencia más emocionante era el cine parroquial del domingo se los tragaran y se identificaran con el protagonista, capaz de vencer a los bandoleros, luchar con los indios y montar a caballo disparando los seis tiros de su revólver.
     En la primera jornada (impresa en un cuaderno de 16 páginas a una tinta, en color azul) conocemos a Peter y asistimos a su iniciación como justiciero cuando tiene que perseguir al bandido que asaltó a sus padres. Su actuación culmina con la detención de la peligrosa banda tras una feroz lucha en la que ambas partes hacen uso de la mayor violencia.
Pete1_01p

Pete1_02pPete1_03p

Pete1_04pPete1_05p

Pete1_06pPete1_07p

Pete1_08pPete1_09p

Pete1_10pPete1_11p

Pete1_12pPete1_13p

Pete1_14pPete1_15p

Pete1_16p

     En la segunda jornada, el malvado Ruber y el resto de la banda escapan de la prisión decididos a vengarse de Peter. Nuestro héroe vuelve a vencerles, esta vez con la ayuda de los amistosos pieles rojas. Esta jornada se imprimió en color rojo.

Pete2_01p

Pete2_02pPete2_03p

Pete2_04pPete2_05p

Pete2_06pPete2_07p

Pete2_08pPete2_09p

Pete2_10p  Pete2_11p

Pete2_12pPete2_13p

Pete2_14pPete2_15p

Pete2_16p
     Aquí terminan las hazañas de Peter. ¿Qué tipo de crítica puede (debe) hacerse de un tebeo como éste? ¿Sólo desde la nostalgia o desde el estudio sociológico puede tener algún valor? Es difícil para quienes hemos leído muchos tebeos tan flojos o más que éstos aceptarlo, pero, por otra parte, yo mismo he incurrido en juicios temerarios de este tipo: cuando se publicaron en España los superhéroes de la editorial Vértice soporté con un displicente gesto a Spiderman, pero deseché sin dudarlo a los 4 Fantásticos, Thor y el resto de los componentes del Olimpo Marvel. Aquel dibujo rudo y descuidado (?), con escorzos increíbles y viñetas llenas de diálogos hipertrofiados me parecía el colmo de lo horrible, acostumbrado como estaba a los grandes dibujantes del comic de prensa o, en otro estilo, a los autores españoles, Bermejo, Gago, Ortiz, Ambrós, Darnís, a los tebeos de risa y las revistas Disney. ¿Cómo podrían entender los amantes de Stan Lee y Jack Kirby que prefería cuadernos como éstos?

Esta entrada fue publicada en Las cosas de los tebeos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s