El regreso de Gago a la Edad de Piedra / “Piel de Lobo”

PdL90_00pLa edad de oro del cuadernillo de aventuras alcanzó los primeros años de la década de los sesenta. Cada semana asomaban al quiosco decenas de colecciones entre las que se encontraban las más recordadas y añoradas por los lectores. Si con la llegada de El Capitán Trueno Barcelona consolidó su título de centro del mundo editorial y Bruguera el de dueña del mercado, en Valencia seguía en marcha la más impresionante máquina productora de viñetas del tebeo español de aventuras: Manuel Gago.
     La ingente producción de Gago limitó sus posibilidades de conseguir el nivel de excelencia artística que hubiera podido alcanzar de haber tenido ocasión de dedicar a su obra la atención suficiente. Su dibujo es apresurado, tosco muchas veces, abandonado incluso. Ése era un mal que aquejaba a casi todo el trabajo de Gago como al de muchos otros de aquellos esforzados de la ruta del tebeo de los cincuenta.  La contrapartida "positiva" es que no les quedaba tiempo para sentirse "artistas" y dedicaban todas sus energías con auténtico afán a lo que sabían hacer, contar historias con sus dibujos, y en el caso de Gago con una personalidad tan arrolladora que le independiza desde muy pronto de las influencias de sus maestros y le convierte en el guía indiscutible de una generación completa de creadores del tebeo español.
     Esto no significa que su trabajo carezca de valor artístico. Sus portadas son verdaderamente hermosas, y el vigor y la energía de su trazo y su facilidad para llegar a soluciones gráficas personales han sido reconocidos por todos los expertos y estudiosos.
     Después del gran éxito obtenido con El Guerrero del Antifaz, Manuel Gago desarrolló en Purk, el Hombre de Piedra, una saga prehistórica que se mantuvo durante más de doscientos números con notable respuesta de público. En 1959 regresó al mundo de las cavernas con otra colección, Piel de Lobo, que mostraba sobre su predecesora algunas diferencias sustanciales por encima de su aparente similitud. Nacida en una época sombría, El Hombre de Piedra, al igual que El Guerrero del Antifaz, fue una colección eminentemente "seria", incluso sombría a veces, con una trama repleta de venganzas, luchas y muertes. Piel de Lobo, fruto de un tiempo más esperanzado, permitía un resquicio de sonrisa, y sus aventuras transcurrían por escenarios menos lóbregos que los de su hermana mayor. Tras un comienzo poco prometedor en el que se repiten esquemas mil veces repetidos (lucha de clanes, rapto del hijo del jefe, que es criado por una loba, y reaparición de éste convertido en un adolescente tarzanesco que salva a su padre y lucha contra sus enemigos), la historia se lanza a un derroche desbocado de imaginación: Piel de Lobo (acompañado de su “nodriza”, la loba Buma, su protector, el mago Garú, y su compañera, la joven Luana), recorre un mundo repleto de bestias fantásticas y razas misteriosas saltando de aventura en aventura en los escenarios más insólitos, habitados por seres de pesadilla y con giros de guión insospechados en los que la verosimilitud es la menos necesaria de las virtudes (y de hecho, es inexistente muchas veces).PdL50_00p 
     La premura en el trabajo es a veces evidente. Es el caso de la viñeta cuyo texto de apoyo reza “Pero algo viene silbando por el aire y se le clava al traidor en el costado”, mientras la imagen muestra una flecha en la espalda del personaje.
     Con sus sombras y sus virtudes, Piel de Lobo es una de las colecciones que mejores recuerdos han dejado en mi memoria. En su día empecé a coleccionarla, llegando a tener bastantes números. Después desapareció, con todos mis otros tesoros, y he tenido que buscar en el Rastro y en donde he podido, sin conseguir completarla tampoco ahora, con lo que los ejemplares que tengo no son todo lo flamantes que uno quisiera, y algunos están bastante deteriorados.
     El inicio de una colección es importante para poder seguir la trama, aunque para conocer de verdad la serie suele ser más adecuado leer un fragmento más adelantado. Por ello, vamos a repasar los dos primeros números, con el principio de la saga, y luego pasaremos a un episodio más definitorio de lo que fueron las aventuras de Piel de Lobo.    

PdL01_11contra-pPdL01_00p

PdL01_01pPdL01_02p

PdL01_03pPdL01_04p

PdL01_05pPdL01_06p

PdL01_07pPdL01_08p

PdL01_09pPdL01_10p

 

PdL02_11contra-pPdL02_00p

PdL02_01pPdL02_02p

PdL02_03pPdL02_04p

PdL02_05pPdL02_06p

PdL02_07PdL02_08p

PdL02_09pPdL02_10p

     Damos ahora un salto hasta el número 19 de la colección. Encontramos a Piel de Lobo, Luana, Garú  y la loba Buma acosados por los gigantes de la montaña, que les han acorralado en una caverna. Este episodio es una muestra del mecanismo narrativo de la serie, alejado de cualquier sombra de verosimilitud, con nuestros héroes prehistóricos haciendo gala de un lenguaje y unos conocimientos inauditos, con un sistema de tortura consistente en introducir a los “pacientes” en cubos de hielo que parece ideado por el gerente de una fábrica de helados de aquellos años cincuenta y con un hechicero dotado de poderes mágicos que responden a la voz de “Leviatán, Leviatán, las cosas que yo quiera sucederán”. 

PdL19_11contra-pPdL19_00p

PdL19_01pPdL19_02p

PdL19_03pPdL19_04

PdL19_05pPdL19_06p

PdL19_07pPdL19_08p

PdL19_09pPdL19_10p

Esta entrada fue publicada en Apuntes para una historia de los tebeos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El regreso de Gago a la Edad de Piedra / “Piel de Lobo”

  1. Antonio dijo:

    Hola Alejandro. He puesto un enlace a este magnífico artículo en ¡Voto a bríos!, blog dedicado a Manuel Gago.http://corsariosinrostro.blogspot.com/

  2. Alejandro dijo:

    Gracias, Antonio, sigo asiduamente tu blog, y para mí es una satisfacción que a alguien como tú le parezcan interesantes estas ideas casi obvias con las que he tratado de acercar el trabajo y la personalidad de Gago a los lectores que por su juventud no han tenido la oportunidad de disfrutarlo "en vivo".

  3. antonio de Malaga dijo:

    Seria fantastico poder reeditar las colecciones de Piel de lobo y Castor,coloreadas por alguna editorial como Ediciones b. Y con formato al estilo del Capitan Trueno; tendriamos que protejer nuestros comic nacionales y sentirnos orgullosos de ellos ,sin olvidar el de Pantera y Pequeño Pantera Negra al completo ,seria bueno para las nuevas generaciones venideras que lo conocieran

    • alcapy dijo:

      No soy muy partidario de las reediciones retocadas. Pocas veces se mejora una serie añadiéndole color, y muchísimas las que resultan desgraciadas por el experimento, y en cuanto a los remontajes para cambiar el formato han dado lugar a verdaderos crímenes artísticos. Para mí, una reedición facsimilar es lo más deseable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s