Serafín, de “La Codorniz” a “Zeppelin” / ¿Historias para no dormir?

 

Serafin-Ninchi1Serafin_00CpSerafín Rojo Caamaño, Serafín, es uno de esos humoristas que son un género en sí mismos, irrepetibles e inimitables, que no crean escuela porque es imposible que la creen, dueños de un mundo propio, cerrado y singular que desarrollan sin depender más que de sí mismos aunque estén condicionados por las cláusulas de un contrato, coartados por cortapisas editoriales o maniatados por la censura. No son tan escasos como podía parecer, tan sólo en España puede el lector pensar en cualquier estilo y le vendrán a la memoria ejemplos: Junceda, Castelao, Opisso, Xaudaró, Benejam… sin salir de la época clásica, y la lista no termina ahí: Gila, Mingote, Karpa, Sanchís, Mena, Coll, Vázquez, Conti, Figueras, Jan, Peñarroya, Palop, Nieto, Peridis, Forges…
     No hablo ahora de calidad o de destreza artística, me refiero a ese algo que hace que algunos artistas se acaben en ellos mismos, que su obra se complete con la producción del autor, sin posibilidad de continuador. Y Serafín es sin la menor duda un claro ejemplo.
     Desde los lejanos años en que Doña Paca Cotilla vigilaba a sus vecinos en Trampolín y Doña Tere, Don Panchito y su hijo Teresito alborotaban las páginas de Jaimito mientras las marquesas, los toreros, los pisaverdes y los estraperlistas se exhibían en La Codorniz hasta sus obras finales allá por los setenta, de desatado humor negro o de irredenta furia libertaria, pasando por su versión gráfica de Tip y Coll para Jaimito, el lector reconocía una imagen dibujada por Serafín sin necesidad de ver la firma.
     Para la revista literaria Historias para no Dormir, nacida al calor del éxito de la serie televisiva de Narciso Ibáñez Serrador, Serafín dibujó una serie de páginas, las “Hojas del álbum necrófago del Marqués de Serafín”, rebosantes de humor negro. Aquí van unas muestras:

H.P.N.D._Serafin_01pH.P.N.D._Serafin_02p

H.P.N.D._Serafin_03pH.P.N.D._Serafin_04p

     Y cuando en 1973 la editorial Buru Lan decidió lanzar una revista de comics de calidad, Zeppelin, a imitación de la italiana Alter Linus, en su primer número apareció un relato breve titulado Madrid (Serafín había nacido en la capital de España, aunque su gran producción para la Editorial Valenciana hace que se le considere uno de los representantes del tebeo levantino), “que realizó Serafín por una apuesta y en la que campea su peculiar veta humorística a lo largo de la narración”, según consta en el texto de presentación que acompañó la historieta.
     Pienso que merece la pena revisar este pequeño divertimento de un autor único en su género, abundante en sal gruesa, anatomía femenina mostrada en abundancia por mor del recién adquirido destape propio de aquellos convulsos tiempos, y su desarrollada habilidad para el diálogo chulapo y barriobajero, lleno de deslumbrantes inventos sonoros y destellos de actualidad.

Serafin_01pSerafin_02p

Serafin_03pSerafin_04p

Serafin_05pSerafin_06p

Serafin_07pSerafin_08p

Serafin_09pSerafin_10p

Serafin_11pSerafin_12p

Serafin_00Bp

Esta entrada fue publicada en Apuntes para una historia de los tebeos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Serafín, de “La Codorniz” a “Zeppelin” / ¿Historias para no dormir?

  1. Bravo por el Marques de Serafín.
    Ojala tuvieras mas material escaneado de “Historias para no dormir”, en especial de un numero donde ilustraba alguna cosa de vampiros…no recurdo bien.. En todo caso no eran chistes de estos de las paginas negras. Yo tenia bastantes numeros de esta revista pero, los años y las mudanzas han acabado con la mayoria y han perdido o traspapelado la minoria q este salva.
    Muchas gracias por no dejar en el olvido el trabajo de gente como esta.
    Un abrazo.

    • Jesús Palacios dijo:

      Estimado amigo.
      Eran ilustraciones originales para una peculiar adaptación por entregas de “El Conde Drácula” de Stoker, que apareció a lo largo de varios números de la revista. El gran Serafín ilustró también un volúmen de relatos de vampiros, cuya editorial no recuerdo ahora, que incluía “El Viyi”· de Gogol, “La ciudad vampiro” de Féval y otros, siempre con su magnífico y original estilo.
      Espero haberte servido de ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s